martes, 17 de junio de 2008

Anton Geiser, otro nazi que escapó de la justicia


A los 83 años de edad, Anton Geiser, ve como un tribunal del los Estados Unidos le revoca la nacionalidad, ya que según la Corte Federal la obtuvo ilegalmente y, ordena su repatriación.
Geiser admitió, bajo juramento, haber servido en las SS en los campos de concentración de Sachsenhause cerca de Berlín y en Buchenwald. Su labor consitía en escoltar prisioneros a otros campos y hacer guardías desde la torre del campo, teniendo órdenes de disparar a aquéllos que intentaran huir. Durante el período que Geiser sirvió en Sachsenhausen 3000 prisioneros fueron asesinados o murieron a causa de tratos brutales.

4 comentarios:

Diana Puig dijo...

¡Hay!!nuestra justicia, que decirte, el juzgar a alguien nos provoca angustia, pero la angustia de lo que ha sido juzgado por incompetencia nos provoca miedo, así es Ana, que le vamos hacer, didi.

isol dijo...

Ana que interesante es tu blog,siempre me llamó la atención este tema,un día conocí un nazi que vivía muy cómodo en su mansión de los cerros,tenía trofeos del holocausto,jabones ,fotos,elementos personales de sus victimas,apenas entré a esa casa me cayó mal,lo insulté y me fuí,poco me importó que nonos den el trabajo,para alguien así yo no trabajo.Hace un tiempo desapareció quien sabe a donde estará.Un criminal como ese no merece estar suelto.
Vendré mas adelante a visitar tu blog,felicitaciones es muy bueno.

Ana dijo...

"Miedo",esa es la palabra clave, Didi. Miedo a descubrir si no nuestra culpabilidad, sí nuestra responsabilidad. Responsabilidad en cerrar los ojos y seguir adelante como si nada hubiera ocurrido.

No hace mucho proyectaron una película en la tele en la que se pronunciaba esta frase: "la ignorancia no es inocencia, sino pecado". Es decir, muchas veces se elige ser ignorante no porque uno no conoce lo que sucede, sino porque uno prefiere no saber o simplemente obviar lo que es de dominio público.

Muchísimas gracias por tus comentarios. Un abrazote.

Ana dijo...

Isol, muchísimas gracias por tus palabras sobre mi blog: ¡me alientan a seguir!, para poner mi pequeño grano de arena y que la verdad oculta por tantos años vaya emergiendo a la superficie.

En cuanto al nazi que conociste, sólo decir que realmente esa clase de "individuos" no pueden cambiar jamás, puesto que sería asumir que se convirtieron en simples peones del crimen. No tienen ninguna otra categoría, la raza a la que pertenencen es una raza no humana, puesto que ellos se convirtieron libremente en meros productos diseñados, entrenados y adoctrinados por y para el crimen dirigido.

Me gustará encontrarte en el blog e intercambiar pensamientos y reflexiones contigo. Por cierto, me he paseado por tus blogs, eres una persona muy sensible que se nota que te preocupas por los demás.

Un abrazote y hasta pronto.