jueves, 12 de junio de 2008

Etty Hillesum, una joven que descubrió el sentido de la vida a través del sin-sentido del Nazismo


Quisiera recomendar la lectura de un Diario, el de Etty Hillesum, otra joven judía holandesa, como Ana Frank, de 27 años que murió en el campo de exterminio de Auschwitz. Judía no creyente, descubrió la fe, cuando a muchos otros, los horrores del nazismo se la robaron. "Señor ayúdame a ayudarte", escribió Etty en su Diario en medio de la más absoluta miseria humana, en medio de un mundo que había perdido la fe en el ser humano y en Dios. Sin duda, a mi entender, una de las plegarias más profundas y de más fe que se han formulado en circunstancias tan trágicas.
Paul Lebau recoge el testimonio de esta extraordinaria joven judía en su libro:
Etty Hillesum. Un itinerario espiritual Amsterdam 1941 - Auschwitz 1943 Ediciones Sal Terrae, Santander, 1992.

1 comentario:

Diana Puig dijo...

Lo tengo en cuenta, yo la fe la perdía hace tiempo y me quedaba la de ser humano pero hay días que me sorprendo la gran hipocresía y ingenuidad que debemos de soportar, el egoísmo del ser humano es atroz y eso nos ha llevado a lo que hoy tenemos y somos, tengo un escrito que se llama "Somos un Virus", si te apetece míratelo, un abrazo didi.