lunes, 30 de junio de 2008

¿Se suicidó Hitler?


Todavía hoy la muerte de Hitler es para algunos un interrogante. ¿Se suicidó Hitler junto a Eva Brown en 1945? ¿O, por el contrario huyó y vivió una vida en el “anonimato”? Ambas posiciones tienen sus defensores y sus detractores y, ambas posiciones alimentan la creación y la supervivencia de un mito. Un mito para los antiguos nacionalsocialistas que quedaron vivos y, un mito para los nuevos neo-nazis. Para todos ellos, el suicidio sería un acto de honor (su cuerpo no podía ser vilipendiado como el de Mussolini por la chusma) y sacrificio (el Führer “entregó” su vida por el advenimiento del Tercer Reich). Y, por otro lado, el rumor de la “supervivencia de Hitler” confiere fuerza a sus seguidores, los antiguos y los nuevos, para seguir con su “lucha”.
El periodista argentino, Abel Blasti, afirma que Hitler escapó a la Patagonia y que tiene testigos que así lo confirman: "Hitler y su amante Eva Braun no se suicidaron, huyeron hasta las costas argentinas en un submarino y vivieron muchos años", declaró Blasti a EFE. Y, por otro lado, médicos rusos han descartado esa posibilidad.
Aquí os dejo dos enlaces sobre ambas posiciones:

4 comentarios:

Diana Puig dijo...

De cuanta gente se ha dicho lo mismo, supongo que los hay que realmente han podido escapar fingiendo su propia muerte, pero claro las hipótesis son así, casi nunca están claras, ¿tú que opinas, Ana,?, porque solo por la implicación y la dedicación a la investigación que haces, tu teoría o tu opinión, punto de vista ha de ser muy interesante poderla leer, es importante para mi y supongo que para los lectores que te seguimos, un abrazo ;), didi.

Ana dijo...

Hola Didi,
Ante todo, gracias por la confianza.
Mi opinión personal es que siguiendo la trayectoria psicológica y de actuación y respuesta de Hitler ante los hechos que iban sucediendo, creo que se suicidó. Si se lee su Testamento político, en él, el propio Hitler dice literalmente que "no quiere caer en manos de un enemigo que demanda un nuevo espectáculo organizado por los judíos para el disfrute de sus histéricas masas. Por ello, he decidido permanecer en Berlín y allí libremente escoger morir en el momento que yo crea que la posición de Führer y de Canciller no puede sostenerse por más tiempo" (29 de abril de 1945). Indudablemente, Hitler le aterrorizaba caer en manos de los "enemigos" y que estos le presentarán ante los otros y los suyos como un criminal infame, como un monstruo. Piensa que la palabra Führer en alemán significa "dirigente tanto político como espiritual" y Hitler fue presentado y él mismo se autoproclamo como el Enviado del Creador. Es decir, no es lo mismo pasar a la historia como un incomprendido, un mártir que como un asesino.
Hitler y Alfred Rosenberg (el ideólogo del Movimiento Nazi) crearon una religión política, la cual tenía tintes paganos: Hitler creía en el "eterno retorno". Es decir, en un tiempo entendido como cíclico a través del cual todo vuelve y se repite eternamente. Por tanto, el suicidio desde ese punto de vista no es "pecado", sino sólo un aplazamiento de lo inevitable: el advenimiento del Tercer Reich con él a la cabeza.
Por otro lado, el deterioro de Hitler de los últimos años ocasionado por el estrés de una guerra y de la violencia gratuita prolongadas, le aguraban poco tiempo de vida, al menos de vida en plenas facultades. Él no hubiera consentido nunca aparecer ante los suyos como un decrépito. Puede que a parte de las causas políticas y bélicas, la cada vez más acusada carencia de salud fuese también la causa de su "confinamiento", totalmente voluntario, en el búnker.
Un abrazo muy cariñoso, Ana.

isol dijo...

No sé cual de las dos sería la verdadera hipotesis,pero te diré que en mi pais habría podido vivir tranquilamente como un señor ,como muchos otros nazis que son señores repetables .Como sea me parece que ideologías como esas existan aun es un horror.Para mi se suicidó porque el era un loco y eso seguro en su mente le daría más gloria que una huida.Un beso.

Ana dijo...

Tienes razón, Isol. En Argentina podría haber vivido sin ningún problema, pues allí se acogió a muchos de estos asesinos.
Sólo quisiera decirte una cosa, que a mucha gente le cuesta y es que ni Hitler ni los que estaban con él eran ningunos locos. Eso, tal vez, les exculparía. Sin embargo, todos ellos construyeron la Barbarie a partir del oportunismo, de la lógica y de la sistematización. Eso, únicamente lo pueden llevar a cabo personas cuerdas, inteligentes y listas, aunque repito, cueste creerlo. No lo digo sólo yo, sino Hannah Arendt, Zygmunt Baumann, Levinas, Primo Levi (todos ellos judíos) y también Ian Kershaw.
De hecho entiendo tu posición y la de muchos otros: el Mal es una locura; después de Auschwitz el Mal ya no es locura, es Razón. Besitos.