jueves, 3 de julio de 2008

A 62 años del pogrom de Kielce

El 4 de julio de 1946 tuvo lugar un pogrom en la ciudad de Kielce, Polonia, en el que fueron asesinados 46 judíos sobrevivientes del Holocausto de un total de 200 que habían regresado a su país tras el horror de los ghettos y los campos.
En agosto de 1942, la mayoría de los 24.000 judíos de Kielce, por ese entonces un tercio de la población total, había sido exterminada por los nazis en el campo de Treblinka.
Finalizada la Guerra, algunos sobrevivientes oriundos de Kielce —al igual que otros oriundos de Cracovia— decidieron regresar a su ciudad. En julio de 1946 se enfrentaron a la hostilidad de sus viejos vecinos; nuevamente se encontraban ante la muerte.
A 62 años de esa matanza, el Museo del Holocausto de Buenos Aires recuerda y repudia este hecho acontecido poco tiempo después de finalizada la Segunda Guerra Mundial.
Actualmente, líderes políticos de algunos países integrantes del concierto de las Naciones Unidas, niegan que haya existido el Holocausto, pese a las numerosas pruebas documentales y los testimonios acerca del horror vivido que permanentemente brindan los sobrevivientes
El pogrom de Kielce reveló que el antisemitismo, el odio, la barbarie y la intolerancia sembrados, difundidos y profundizados por el nazismo permanecieron aún después de que el mundo tomó pleno conocimiento de la existencia de los campos de concentración, de los ghettos, de las persecuciones y del exterminio masivo de millones de hombres, mujeres y niños por su condición de judíos. No olvidar, recordar y educar a las jóvenes generaciones es un deber ético de la humanidad, para que lo ocurrido durante la Shoá no se repita con pueblo alguno.

Noticia tomada del Museo del Holocausto de Buenos Aires, http://www.fmh.org.ar/