jueves, 11 de septiembre de 2008

Stanislawa Slawinska, polaca católica y "Justo entre las Naciones"

La Fundación Internacional Raoul Wallenberg propuso a Yad Vashem, el 29 junio de este año, nominar a Stanislawa Slawinska para recibir el reconocimiento como Justo entre las Naciones. Yad Vashem, nombre hebreo, significa "un memorial y un nombre", es la Autoridad sobre la Memoria de los Martires y Héroes del Holocausto, fundada en 1953 en Israel.

Esta sencilla, pero heróica ama de casa polaca católica acogió y salvó a diez judíos que habían participado en el levantamiento del gueto de Varsovia contra los nazis.
Hace unos meses, Esfira Rapapport de Meiman, de 94 años, una de las supervivientes del gueto informó a la oficina de la Fundación Wallenberg en Jerusalén de la arriesgada acción que llevó a cabo 29 June 2008, pidiendo para esta última reconocimiento.
Esfira nació en Lodz y pudo huir del gueto antes de su destrucción. Stanislawa la refugió en su casa poniendo en riesgo no únicamente su vida, sino también la de toda su familia, puesto que todo aquel que acogiese o ayudase a un judío era tildado de criminal a ojos de los nazis y, por supuesto, reo de muerte.
Después de la guerra las dos mujeres mantuvieron el contacto durante muchos años. Más tarde cuando Esfira emigró a Israel en 1972, no tuvo más noticias de su amiga; Stanislawa había muerto el 9 de junio de 1971. Sin embargo, esta ama de casa polaca tenía un sobrino, Roman Slawinski, quien siendo un niño en aquellos tiempos colaboraba con su tía, tanto salvando vidas de judíos como en otras actividades de la resistencia polaca.
Después de una búsqueda internacional lanzada por la Fundación Wallenberg se encontró a Roman quien pudo dar testimonio de las actividades de su tía.
Yad Vashem otorgó en los primeros días de septiembre a Stanislawa el reconocimiento, constando ya como Justo entre las Naciones.
A 22.000 personas de todo el mundo les ha sido otorgado este reconocimiento, más de 6.000 de ellas son polacas. Stanislawa Slawinska es la más reciente, pero no la última.

6 comentarios:

Diana Puig dijo...

Que bonito saber que existen grandes y buenas personas en este mundo, en el que a veces te sientes muy triste de ver todo lo que sucede y todo lo que podemos llegar hacer. Stanilawa, una mujer que tú me presentas y que yo jamás había oído hablar, pero te he conocido y estoy no solo aprendiendo cosas gracias a ti, sino también la curiosidad y la motivación que consigues darme, me abre puertas que antes, tal vez no hubiera abierto, te quedas con lo que te cuentan, lees en el periódico, ves en un documental y lees en algún libro de novela histórica, pero no consigues detallar la información. Gracias Ana por darme la oportunidad de introducirme en otro saber, didi.

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Querida Ana aprender es maravilloso,yo a la historia del modo que la cuentan otros no comprendo bien,sin emabrgo tu forma de contarla me llega,es entendible para mi y agradable,como lo es saber de una mujer así,me llena de orgullo que ella haya tenido tanto amor como para arriesgar su vida para salvar a otros,en este mundo donde siempre se empeñan en hacernos sentir que la mayoría de los seres humanos tenemos la maldad por naturaleza saber de las muchas almas nobles que hay es una gran satisfacción y que bueno que sean reconocidas,Ana gracias,amplias mi mundo y eso es un tesoro para mi,un abrazo muy grande que tengas una buena semana!

esteban lob dijo...

La valerosa mujer recibió este justificado reconocimiento cuando ya no estaba en este mundo, pero su hijo y su familia pueden, gracias a él, abrazarse en su recuerdo y en su homenaje.

Cariños.

josep estruel dijo...

Hola Ana¡
Que lástima que todo sea tan lento,
y como siempre tengamos que esperar al fallecimiento del héroe anónimo.
Gracias una vez mas por enseñarnos.
Una abraçada.

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Ana querida paso a dejarte un saludo con inmenso cariño,que tengas un dulce fin de semana,un abrazo!

Ana dijo...

Hola a todos!

Primero quisiera disculparme por no contestar a vuestros comentarios tan rapidamente como os merecéis. La cuestión es que estoy ahora muy liada y necesito un poco más de tiempo. Por otro lado, el ordenador también me ha hecho alguna mala pasada; he visitado algunos de vuestros blogs y he escrito un mensaje pero no he podido acabar de "fijarlos".
La verdad es que yo también voy descubriendo historias nuevas. Historias que valen la pena que salgan a la luz y, que aunque hace bastante tiempo que sucedieron, consiguen iluminar nuestro mundo. Yo también voy aprendiendo día a día junto a todos vosotros. Gracias una vez más por estar ahí. Un fuertísimo abrazo.