domingo, 31 de agosto de 2008

“No constituye peligro alguno para la sociedad”


Esta fue la sentencia que el tribunal de Vilna falló a favor de Algimantas Dailide, un nazi lituano de 85 años que arrestó a 2 polacos y a 12 judíos por intentar escapar del ghetto de Vilna. Dailide pertenecía al cuerpo policial de su país y en ese momento, durante la Segunda Guerra Mundial, la policía de Lituania servía fiel al régimen nazi. El tribunal alegó: motivos de edad.
He aquí algunas de las declaraciones del juez Alvyra Kvaraciejute, quien presidió el caso: "El defendido era consciente de que cometía crímenes contra judíos, pero no participó directamente en sus asesinatos o tortura. Durante los últimos 60 años no cometió crimen alguno. Dailide no presenta peligro alguno para la sociedad y está muy enfermo como para cumplir una pena de cárcel".
Al oír estos argumentos para liberal a un criminal, en el caso que nos afecta, de guerra, colaborador consciente de un régimen asesino, me vienen a la mente otras preguntas: ¿puede prescribir un crimen contra la dignidad y la vida de un ser humano?; se alegan motivos de edad y de enfermedad: ¿los niños, ancianos y “enfermos” (enfermos reales y ficticios) que fueron gaseados constituían un peligro real –no teórico- para la sociedad?
Ciertamente, los tribunales están para impartir justicia, no venganza. Sin embargo, dejando impune al criminal, ¿qué clase de justicia se imparte?, ¿una justicia correctamente política o una justicia alterativa (a favor de la víctima)?
Efraim Zuroff, director de la oficina israelí del Centro Wiesenthal declaró que el caso es "un ejemplo clásico de cómo una falta de voluntad política para lidiar con los crímenes del pasado, junto con las circunstancias derivadas de edad avanzada, liberan a los criminales nazis de cumplir sus condenas."
http://new.aurora-israel.co.il/articulos/israel/MundoJudio/15510/

Nuevos detalles de la detención y secuestro de Eichmann

La organización Shin Bet (Servicio de Seguridad Interior israelí) junto con el Mossad (Servicio de Inteligencia Israelí), ambos, dieron a conocer nuevos detalles de la detención y el secuestro del criminal nazi Adolf Eichmann en Buenos Aires, Argentina, en 1961.
Los datos facilitados muestran que la operación se llevó a cabo en cinco etapas. El objetivo de la primera etapa fue juntar información para identificar su identidad y su dirección, es decir, información que sugeriese que Ricardo Klement era Adolf Eichmann. La segunda se dirigió a la búsqueda de información sobre la operación: llegada de la célula de acción a Argentina y programación en el terreno para la traída hacia Israel. En la tercera, se programó cómo llevar a cabo el secuestro. La cuarta se centró en la retención de Eichmann en lugar seguro hasta su transferirencia al avión de "El Al" rumbo a Israel. Y por último, el juicio. Juicio que al final dictaminaría la pena de muerte.
Según esta información, el Mossad llegó a Argentina en 1959 a fin de recopilar información fidedigna que les llevase a la certeza de que Klement era Eichmann. Fritz Bauer, un doctor judío y fiscal del estado de Hessen en Alemania, fue el artífice para que Isser Harel (uno de los fundadores de los Servicios Secretos israelíes y organizador de la operación) y sus hombres lograran con éxito secuestrar y llevar a juicio en Israel a Adolf Eichmann. Harel relató los pormenores de ese famoso operativo en su libro "La casa de la calle Garibaldi".
Clicar en el link para ver nuevas fotografías sobre el caso Eichmann: