viernes, 30 de enero de 2009

Un estudio eleva a 8.964 los deportados españoles en los campos nazis

Un estudio del Departamento de Interior y Relaciones Institucionales del gobierno catalán, de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y de la entidad Amical Mauthausen, eleva a 8.964 el número de deportados republicanos en los campos nazis.En rueda de prensa, el investigador de la UPF y doctor en Derecho Alfons Aragoneses ha asegurado que este estudio, que consiste en una base de datos que permite reconstruir la vida de cada deportado republicano, aporta 450 nombres inéditos con respecto a anteriores trabajos de documentación.Se trata, según sus autores, del censo 'más completo' que existe actualmente en España, ya que se nutre de los archivos de la mayoría de campos nazis (situados en Alemania, Austria y Polonia), del archivo de la Amical Mauthausen y de otras obras fundamentales de la deportación.A partir de los datos recopilados, el estudio revela que Cataluña es la comunidad con mayor número de deportados republicanos (un 22%).A esta le siguen Andalucía (18%), Aragón (12%), Castilla La Mancha (10%), Comunidad Valenciana (8%), Comunidad de Madrid (7%) y Murcia (5%), mientras que el resto de CCAA tiene un porcentaje inferior a éste.Un 59% de los deportados españoles perdieron la vida en los campos, un 4% constan como desaparecidos y un 37% fueron liberados, aunque en la actualidad, por cuestiones de edad, la gran mayoría de personas que estuvieron en los campos han fallecido.Uno de los supervivientes, Edmundo Gimeno, de 85 años, ha estado presente en la rueda de prensa, y los datos de su vida han servido para mostrar la utilidad de esta base de datos, que no está todavía abierta al público porque están gestionando diversos trámites para que cumpla con la ley de protección de datos.El censo recoge que Gimeno, nacido en Caseres (Tarragona), luchó en la Guerra Civil en el bando republicano, que fue a parar a varios campos de refugiados franceses, que fue encarcelado en Francia por los nazis y que de allí fue enviado al campo de Buchenwald, donde fue liberado.Otro caso que documenta la base, por ejemplo, es el del ex ministro de Cultura Jorge Semprún, que combatió con la resistencia francesa y luego fue también destinado a Buchenwald.A pesar de estos dos casos, el grueso de españoles deportados (7.347 de los 8.964 de los que se tienen constancia documental) sufrieron encierro en el campo de Mauthausen (Austria), al que siguen los campos de Dachau (Alemania), por el que pasaron 751 españoles, y Buchenwald (Alemania), con 638, y el resto en otros campos.El investigador de la UPF ha destacado que 'en breve' la base de datos estará a disposición de historiadores y ciudadanos en la página web de la Universitat Pompeu Fabra.Aragoneses ha añadido que pretende que el censo, que se empezó a elaborar en 2007, sea 'vivo' y se nutra de las aportaciones de los historiadores, y ha destacado que la mayoría de los deportados fueron a parar a los campos de concentración y exterminio nazis cuando tenían unos treinta años.También ha subrayado que la ficha de cada deportado no sólo deja constancia de su estancia en un campo, sino también de cómo llegó allí y adónde fue a parar después, y aporta datos sobre su familia y fotos suyas.