martes, 31 de marzo de 2009

Dos víctimas españolas del nazismo relatan en la Audiencia el horror de los campos

Dos víctimas españolas de los campos de concentración nazis han declarado hoy como testigos ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno en el marco de la causa que instruye contra cuatro ex jefes de las SS, unidad de combate y exterminio del régimen nazi. Ramiro Santisteban y Jesús Tello han recordado las prácticas que sufrieron por parte de los oficiales nazis durante años, aunque no lograron identificarles ante el magistrado.
"Lo que más me fastidia es que haya políticos que digan que las cámaras de gas no han existido. Eso es mentira y lo digo radicalmente: las cámaras de gas existieron", ha apuntado Tello en referencia a las declaraciones de políticos como el ultraderechista Jean Marie Le Pen o de miembros de la Iglesia como el obispo Richard Williamson.
La querella está dirigida contra los oficiales de las SS Johann Leprich, Anton Tittjung, Josias Kumpf e Iwan Demjanjuk, pertenecentes al denominado grupo Totenkopf- Sturmbann, o Batallón de la Calavera, y que actuaron entre los años 1942 y 1945 en los campos de concentración de Mauthausen, Sachsenhausen y Flossenberg. En la querella se subrayaba que en los campos de concentración nazis fueron recluidas miles de personas, entre las que había numerosos españoles, que fueron objeto de "torturas, maltratos y abusos" y sometidos "a programas de exterminio diseñados por el sistema nacionalsocialista".
Tello, que ahora tiene 85 años y reside en Francia ha recordado cómo a los 17 años fue uno de los 927 españoles que llegaron al campo de concentración de Mauthausen -donde permaneció cinco años- en un tren que partió de la ciudad francesa de Angoulême por orden del gobierno colaboracionista de Vichy.
Ramiro Santisteban, de 87 años, que también llegó a este campo de concentración a los 17 años deportado desde Francia con la connivencia del gobierno franquista, ha lamentado la tardanza en juzgar los hechos aunque ha reconocido la importancia de la investigación. Según ha dicho, sobrevivieron "gracias a la suerte" y a que gozaban de "una buena salud". Santisteban ha denunciado que "siempre" se han sentido como "unos abandonados por España". "Hemos sido siempre los olvidados y lo seguimos siendo", ha concluido.

Más de 4.000 españoles muertos

Según los registros, sólo en el campo de Mauthausen (Austria) estuvieron prisioneros más de 7.000 españoles, de los cuales murieron más de 4.300. Los cuatro oficiales de las SS contra los que se dirige la querella consiguieron huir tras la Segunda Guerra Mundial y se instalaron en Estados Unidos, país que les otorgó la nacionaldad. Pero en los últimos años los tribunales les han retirado la nacionalidad estadounidense, lo que facilitaría su traslado a España si finalmente fuese solicitada su extradición.
La actuación judicial fue impulsada por David Moyano, que fue detenido cuando combatía contra la ocupación nazi en Francia y que sobrevivió a su internamiento en el campo de Mauthausen; los familiares de Agustín, Marcos y Francisco Puente, que fueron asesinados en Sachsenhausen; los parientes de Donato de Cos, que fue exterminado en Mauthausen; Gabril Torralba, que sobrevivió a los campos de Auschwitz y Mauthausen, y Víctor Cueto, superviviente de este último campo.

sábado, 21 de marzo de 2009

"Los nazis y el Mal". Libro de Ana Rubio Serrano

Me hace mucha ilusión presentaros mi libro, "Los nazis y el Mal. La destrucción del ser humano", publicado en colección Niberta de la editorial UOC de Barcelona.
Este libro describe el proceso de deshumanización del ser humano, tanto víctima como verdugo, durante el Tercer Reich en el que nazismo hace emerger el verdadero rostro del Mal. Espero que si lo leéis, lo podamos comentar. La semana que viene ya estará en las librerías. También se puede encontrar desde ya mismo en la red en la siguiente dirección: http://www.editorialuoc.com/ficha.ysi?ISBN=978-84-937007-0-6&Lang=sp&Plana=1&Colleccio=38&sqlwhere=&cercaper=&ref=desc_colleccio.ysi

Os dejo aquí la sipnosis:

Después de más de sesenta años de la derrota de Hitler y de su régimen, ¿por qué abordar hoy la cuestión del nazismo?, ¿qué tiene de singular ese régimen? Su singularidad es única, y no hay que buscarla en el número de víctimas ni en la crueldad de su violencia, sino en la voluntad de hacer desaparecer lo humano en todo hombre y mujer, ya fueran víctimas o verdugos. El nazismo es el artífice de una nueva antropología, en la que el hombre es considerado la pieza prescindible de una gran maquinaria y en la que el Mal se convierte en banal, lo cual permite justificar todo daño grave causado voluntaria y gratuitamente por un ser humano a otro como algo natural y consustancial a la vida; porque la vida es el espacio del actuar mecánico en que el pensamiento crítico queda suprimido. Se trata de un Mal global que abarca a la persona en toda su complejidad y a la sociedad en toda su estructura. Nazismo y Mal nos llevan a plantear de nuevo la eterna pregunta: “¿Qué es el hombre, un ser humano o simplemente una masa amorfa?”.

sábado, 7 de marzo de 2009

Auschwitz, "fábrica de muerte", "fábrica de negocio"

En el nazismo y con los campos de concentración, nada de lo que se despojase a la víctima era inservible. Se hacían pantallas de lámparas con dibujos de la piel de los cadáveres, también jabón, con el pubis de la mujer, ceniceros; con el pelo de la cabeza, tejidos... Evidentemente, de todo ello se sacaba beneficio, se comercializaba, alguien lo usaba... Los campos de concentración además de "fábricas de muerte eran también "fábricas de negocio". Para poder informarse más al respecto, os invito a ver el vídeo "Noche y Niebla". Está en francés con subtítulos en español. Os dejo el enlace de mi web donde hallaréis este documental:
He aquí una historia que aún debe acabar de aclararse, pero que seguramente es una entre varias:

El fabricante alemán de componentes para coches Schaeffler, actualmente pendiente de recibir ayudas estatales por problemas de liquidez, negó que durante la II Guerra Mundial utilizara cabellos de judíos asesinados en Auschwitz para confeccionar textiles para automóviles.
El director de comunicación de la compañía, Detlef Sieverdingbeck, aseguró que esas informaciones aparecidas en varios medios a lo largo de las últimas semanas son "totalmente incorrectas". Sieverdinbeck subrayó que el historiador encargado de investigar el pasado de la compañía durante la II Guerra Mundial, Detlef Schöllgen, nunca halló indicios de que la empresa, ubicada entonces en la localidad de Kietrz, en la actual Polonia, utilizara pelos de judíos asesinados en las cámaras de gas de Auschwitz. El propio Schöllgen corroboró a Efe la versión de Sieverdingbeck y aseguró que en los dos años que duró su investigación (2005 y 2006) basada en el análisis de todo tipo de actas relacionadas con la empresa en Alemania y Polonia "nunca hallamos ni una sola pista que condujera a Auschwitz o al complejo relacionado con el cabello de prisioneros". Las sospechas que apuntan en esa dirección fueron formuladas recientemente por el subdirector del departamento de investigación del Museo de Auschwitz, Jacek Lachendro. En declaraciones al programa de televisión Spiegel TV, Lachendro dijo que al término de la guerra se encontraron 1,95 toneladas de pelo, "rasurado de las cabezas de las víctimas antes de que fueran gaseadas", en la fábrica de textiles de Schaeffler. Además, Lachendro mostró una bala de ropa presuntamente fabricada con el pelo humano hallada supuestamente en la fábrica al término de la guerra. Por otra parte, Lachendro aseguró que existen transcripciones del interrogatorio de antiguos trabajadores de la fábrica que afirman que en 1943 dos vagones de tren cargados de pelo llegaron a la fábrica de Kietrz. Los análisis realizados posteriormente por las autoridades polacas revelaron que se trataba de pelo humano que contenía restos de Zyklon B, el veneno empleado en las cámaras de gas de Auschwitz. También el responsable de prensa del museo de Auschwitz, Jarek Mensfelt, aseguró hoy a Efe que al término de la II Guerra Mundial se encontraron en la antigua fábrica de textiles casi dos toneladas de cabello de prisioneros de campos de concentración. La proximidad de esta fábrica con el campo de exterminio de Auschwitz (a apenas tres horas en coche), hace pensar que el cabello podía provenir de estas instalaciones, las más mortíferas puestas en marcha por los nazis, donde murieron más de un millón de judíos. "A pesar de todo no se puede afirmar con total seguridad que el pelo viniese de prisioneros judíos recluidos en Auschwitz", explicó Mensfelt, ya que existieron otros campos de concentración donde también murieron miles de personas. Schöllgen, por su parte, insistió en que no podía comentar aseveraciones relacionadas con algo que él mismo nunca pudo corroborar y alentó a los responsables de Auschwitz a dar evidencia de lo que se está asegurando. El historiador, quien sí descubrió durante sus investigaciones que Schaeffler, como tantas otras empresas alemanas en la época, empleó a trabajadores forzosos durante la guerra, mostró su extrañeza de que si las acusaciones del cabello eran conocidas en Polonia, no se utilizaran durante el juicio que se siguió en ese país contra uno de los dos fundadores de la empresa, Wilhelm Schaeffler. El cuñado de la propietaria actual, Maria-Elisabeth Schaeffler, adquirió en 1940 la citada fábrica, que había pertenecido a un judío huido años antes de los nazis. En 1942, la empresa fabricó material de armamento para los nazis, además de mantener una planta textil. En 1946, Wilhelm Schaeffler fue detenido por soldados americanos y entregado a las autoridades polacas, que le condenó por haber participado en la liquidación de propiedades judías y polacas. Tras pasar en la cárcel cuatro años, fue puesto en libertad en 1951.
Artículo tomado de: http://www.lavanguardia.es/sucesos/noticias/20090304/53651807749/una-empresa-alemana-uso-pelo-de-las-victimas-de-auschwitz-para-fabricar-material-textil-para-coches.html

miércoles, 4 de marzo de 2009

Pío XII ordena en 1943 asistir a los judíos

El papa Pío XII (1939-1958) ordenó que en los monasterios se diera cobijo a los judíos perseguidos por los nazis, según un documento escrito, de 1943, encontrado en un monasterio de religiosas agustinas de Roma, del que informó Radio Vaticano.
Se trata de una nota extraída del Memorial de las Religiosas Agustinas del Monasterio de los Cuatro Santos Coronados de Roma, en la que se lee: "el Santo Padre quiere salvar a todos sus hijos, también los judíos, y ordena que en los monasterios se dé hospitalidad a estos perseguidos". El documento incluye los nombres de 24 personas que fueron acogidas en ese monasterio. "Se trata de un documento muy importante, ya que está escrito", dijo hoy el jesuita Peter Gumpel, postulador de la causa de beatificación de Pío XII, a Radio Vaticano, en referencia a que existen numerosos testimonios orales sobre la labor del Papa Pacelli en favor de los judíos durante la persecución nazi, pero que éste, al estar escrito, lo confirma y así desautoriza -precisó- "a los que siguen atacando" al Pontífice. Pío XII gobernó la Iglesia desde el 2 de marzo de 1939 al 9 de octubre de 1958 y le tocó vivir los duros años del nazismo y muchos historiadores y dirigentes judíos le acusan de antisemita y de no haber elevado la voz con más fuerzas contra el régimen de Hitler, algo siempre negado por el Vaticano. Gumpel agregó que en aquellos años de persecución (del nazismo) "y en situaciones como las que se vivía en Roma, una persona prudente no ponía muchas cosas por escrito, ya que corría el riesgo de que cayeran en manos de los enemigos y se adoptaran medidas aún más hostiles hacia la Iglesia Católica". "La obra de salvamento de Pío XII, confirmada también por fuentes judías, fue hecha mediante mensajes personales, sacerdotes que eran enviados a instituciones y casas católicas de Roma, a la universidad, a los seminarios, las parroquias, conventos de monjas y siempre con el mensaje 'abrid las puertas a todos los perseguidos por el nazismo', lo que suponía a los judíos los primeros", afirmó Gumpel. El jesuita contó a la radio de la Santa Sede que hace ya tiempo apareció otro documento escrito en la misma línea, que fue desvelado por el obispo de Asís (centro de Italia) y que le valió una condecoración por parte del Yad Vashem, el memorial del holocausto, de Jerusalén. Gumpel reiteró que el nuevo documento desarma a todos aquellos "que de manera persistente quieren denigrar a Pío XII y a toda la Iglesia Católica" y que espera que el papa Benedicto XVI firme el decreto que abre el camino hacia los altares del Papa Pacelli (se llamaba Eugenio Pacelli, nacido en 1876 y fallecido en 1958). El proceso de beatificación se encuentra abierto y se está a la espera de que Benedicto XVI -que se ha tomado una "etapa de reflexión", según el Vaticano, firme el decreto que reconoce las virtudes heroicas, primer paso hacia la santidad.