martes, 31 de marzo de 2009

Dos víctimas españolas del nazismo relatan en la Audiencia el horror de los campos

Dos víctimas españolas de los campos de concentración nazis han declarado hoy como testigos ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno en el marco de la causa que instruye contra cuatro ex jefes de las SS, unidad de combate y exterminio del régimen nazi. Ramiro Santisteban y Jesús Tello han recordado las prácticas que sufrieron por parte de los oficiales nazis durante años, aunque no lograron identificarles ante el magistrado.
"Lo que más me fastidia es que haya políticos que digan que las cámaras de gas no han existido. Eso es mentira y lo digo radicalmente: las cámaras de gas existieron", ha apuntado Tello en referencia a las declaraciones de políticos como el ultraderechista Jean Marie Le Pen o de miembros de la Iglesia como el obispo Richard Williamson.
La querella está dirigida contra los oficiales de las SS Johann Leprich, Anton Tittjung, Josias Kumpf e Iwan Demjanjuk, pertenecentes al denominado grupo Totenkopf- Sturmbann, o Batallón de la Calavera, y que actuaron entre los años 1942 y 1945 en los campos de concentración de Mauthausen, Sachsenhausen y Flossenberg. En la querella se subrayaba que en los campos de concentración nazis fueron recluidas miles de personas, entre las que había numerosos españoles, que fueron objeto de "torturas, maltratos y abusos" y sometidos "a programas de exterminio diseñados por el sistema nacionalsocialista".
Tello, que ahora tiene 85 años y reside en Francia ha recordado cómo a los 17 años fue uno de los 927 españoles que llegaron al campo de concentración de Mauthausen -donde permaneció cinco años- en un tren que partió de la ciudad francesa de Angoulême por orden del gobierno colaboracionista de Vichy.
Ramiro Santisteban, de 87 años, que también llegó a este campo de concentración a los 17 años deportado desde Francia con la connivencia del gobierno franquista, ha lamentado la tardanza en juzgar los hechos aunque ha reconocido la importancia de la investigación. Según ha dicho, sobrevivieron "gracias a la suerte" y a que gozaban de "una buena salud". Santisteban ha denunciado que "siempre" se han sentido como "unos abandonados por España". "Hemos sido siempre los olvidados y lo seguimos siendo", ha concluido.

Más de 4.000 españoles muertos

Según los registros, sólo en el campo de Mauthausen (Austria) estuvieron prisioneros más de 7.000 españoles, de los cuales murieron más de 4.300. Los cuatro oficiales de las SS contra los que se dirige la querella consiguieron huir tras la Segunda Guerra Mundial y se instalaron en Estados Unidos, país que les otorgó la nacionaldad. Pero en los últimos años los tribunales les han retirado la nacionalidad estadounidense, lo que facilitaría su traslado a España si finalmente fuese solicitada su extradición.
La actuación judicial fue impulsada por David Moyano, que fue detenido cuando combatía contra la ocupación nazi en Francia y que sobrevivió a su internamiento en el campo de Mauthausen; los familiares de Agustín, Marcos y Francisco Puente, que fueron asesinados en Sachsenhausen; los parientes de Donato de Cos, que fue exterminado en Mauthausen; Gabril Torralba, que sobrevivió a los campos de Auschwitz y Mauthausen, y Víctor Cueto, superviviente de este último campo.

2 comentarios:

esteban lob dijo...

Hola Ana:

Queda en evidencia, una vez más, que la fuerza del mal generada por los nazis,extendió sus tentáculos de un modo tan perverso que tantos miles de españoles también sucumbieron ante su barbarie.

Un beso.

* HADA ISOL dijo...

Que horror lastima que coincidieron en tiempo Franco y Hittler ,es muy injusto lo que vivieron estos españoles,y eso de que exista gente que niegue la existencia de las cámaras de gas es horrible,no se puede negar todo lo que se ha vivido en ese desgraciado tramo de la historia,Ana me encanta leerte,aprendo mucho,y además uno al leer estas historias valora todo mucho más gracias amiga mía! te mando un abrazo!