sábado, 19 de diciembre de 2009

Comunicado del Museo del Holocausto de Buenos Aires

El pasado día 18, el Museo del Holocausto de Buenos Aires manifiestó su más enérgico repudio a la profanación de Auschwitz, ocurrida esa madrugada, cuando desconocidos robaron el tristemente célebre letrero con la inscripción “Arbeit Macht Frei” (“el trabajo libera”) de la puerta de entrada de ese espacio de la memoria.
Aproximadamente 1,1 millón de judíos fueron deportados a Auschwitz, en Polonia, —el complejo de campos de concentación y exterminio más grande construido por los nazis— entre 1942 y 1944, de los cuales cerca de 960 mil fueron asesinados.
Los nazis también deportaron a Auschwitz 200 mil integrantes de otras minorías como la gitana y la romaní.
Exigimos la pronta recuperación del cartel y la detención y juzgamiento de los responsables del robo.
Creemos que toda la comunidad internacional debería sumarse a la denuncia de este hecho antisemita que viola la memoria de las víctimas de la Shoá y es, en definitiva, un atentado y un acto de provocación contra toda la humanidad.