domingo, 13 de febrero de 2011

"El holocausto olvidado" ante el Bundestag

Berlín, 27 ene (EFE).- Un gitano holandés, Zoni Weisz, fue hoy el orador principal en el Bundestag, el parlamento alemán, a la hora de conmemorar la liberación del campo de concentración nazi de Ausschwitz hace 66 años en la jornada en la que Alemania rinde homenaje a las víctimas del Holocausto.

Y su discurso estuvo dedicado ante todo a recordar lo que él calificó como "el holocausto olvidado", en alusión al cerca de medio millón de Sinti y Roma, las grandes familias de gitanos centroeuropeos, víctimas de la maquinaria nazi.

El holocausto de los gitanos sólo ha empezado a ser desde hace poco objeto de investigación histórica, recordó Weisz, quien sobrevivió a la persecución nazi debido a una serie de casualidades.

El 16 de mayo de 1944 en una serie de redadas sus padres y sus hermanos, que vivían en la pequeña ciudad holandesa de Zutphen, fueron detenidos por las fuerzas de ocupación nazis.

Zoni Weisz, que tenía siete años, no fue detenido porque estaba de visita en casa de una tía fuera de la ciudad pero posteriormente los nazis dieron con él, y con otras nueve personas.

En el camino a Ausschwitz, en una estación donde debían cambiar de tren, un policía holandés le ayudó a él y a sus compañeros a fugarse.

Weisz sobrevivió el último año de la ocupación escondido y al final de la guerra supo que sus padres y sus hermanos habían muerto en el campo de concentración.

Pese a que Weisz asegura que su familia fue una familia normal y feliz hasta 1944, también subrayó que la persecución de los gitanos había empezado mucho antes de la llega al poder de los nazis y que en muchos países europeos no ha terminado.

"Pese al medio millón de Sinti y Roma asesinados en el tiempo del nazismo la sociedad no ha aprendido nada de ello. De lo contrario, ahora tendría un comportamiento más responsable hacia nosotros", dijo Weisz.

"Somos europeos y debemos tener los mismos derechos que los otros", agregó el superviviente del Holocausto.

Subrayó que resulta especialmente preocupante que en países como en Bulgaria y Rumanía los Sinti y Roma tengan que seguir llevando una existencia indigna.

En Hungría, según Weisz, la minoría gitana es perseguida abiertamente por ultraderechistas con uniformes negros y en otros países de Europa Oriental existen restaurantes con letreros que dicen "Prohibida la entrada a gitanos".

El presidente del Bundestag, Norbert Lammert, subrayó que los gitanos siguen siendo "la minoría más grande y más discriminada en Europa".

Fuente: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=668528

2 comentarios:

Txema dijo...

Tan es cierto que el tal Sarkozy organizó una expulsión masiva. Al principio muchas protestas y al final un silencio absoluto.

De lo que se puede deducir que, en cualquier momento, puede volver a suceder algo parecido.

saludos

juan antonio dijo...

Aquí en España, en la actualidad, el pueblo gitano vive como si no viviera, porque ni en el colegio se estudia su historia... y no me refiero a los gitanos rumanos, me estoy refiriendo a los gitanos españoles... un niño gitano sevillano, no puede saber nada de sus raices, porque no se estudia a nivel escolar nada de nada.