sábado, 29 de diciembre de 2012

A memory for the victims


I'd like to share with you a reflection that it is published on Marta Merajver's blog, too. (Quiero compartir con vosotros una pequeña reflexión que he publicado en el blog de Marta Merajver en inglés).


Sixty-seven years after the Second War World, we are still asking ourselves how to remember properly the millions of people who were killed in that period of time. Currently, a lot of people ask themselves: what is the aim of that remembrance?; why should we remember such an evil era?; what’s for?
The Holocaust was not only a Jewish tragedy. Eleven million people were annihilated and murdered in concentration camps. Four million of them were Jews; the rest belonged to “races” as gypsies, Slavs, Latinos… others were sorted as handicapped, incurable patients and so on. All of them were labeled as “lives unworthy to live”. But, how should we classify these other victims of the Holocaust, nowadays? Maybe as the so-called, “collateral damages”?
Nazism never fought against a collective, but against the whole humanity. For Nazi people, humankind was something distasteful and repulsive. It was a stigma. The thing is that, they were looking for a sort of creature who couldn’t think by itself, who was able to sacrifice its own life in favor of the Third Reich, it means, the Führer. They wanted some kind of automatons without personality or autonomy; people ready to be manipulated by them; people whose identity were to be a membership of a special Mass, the chosen one (the Volk). People capable of putting others down; to make them feel stupid and inferior. And they often made a game and a joke of it.
In this context, remember it is extremely important. We can’t forget any single victim; we can’t forget how the human being became a being without a soul, without a conscience, without any sympathy at all. They were absolutely crass, that is, rude and insensitive. The main reasons for remembering are: firstly, to avoid these kind of events now and in the future; those evil events don’t have to happen again and on the other hand, humanity has the duty today to restore victims’ identity and dignity. Then, remembrance is in order to ask for justice, but not for a correct political one. Remembrance demands an alterative justice, that is, a justice in favor of everyone. A sort of justice whose objective is to restore humanity in every person, victim or murderer.
Of course, it doesn’t mean not to punish criminal people, but to make them understand the evil nature of their crimes. Evil in Auschwitz is the attempt to make evil disappear, namely the crime of criminal acts and consciousness. It searches for control over all conduct and all criteria of value and moral.
The exercised Evil has no moral responsibility in man. Criminal man is not longer a monster, even by way of the "Portrait of Dorian Grey". Evil makes not villain people repugnant or disgusting in their interiority or exteriority. In other words, Evil is as non-reflection of the human representation of "Dracula". The human figure of this character cannot be reflected in the mirror because it no longer exists; Dracula is pure Evil. Then Evil takes root in the depths of each being. It has spent their being and it is presented in its annihilator purity as being, as well.
So, accepting this Evil people are isolated from reality as a corporeal, knowing, thinking and reflective self.  Evil that, at first, is "doing" in people criminal actions, as a routine becomes a direction of the inner as well as the outer being as a sadistic omnipotence, its main life principle. Sadism turns out to be an aspect of omnipotence –control over lives, an endeavor to stamp out one’s own will. Because of this, the human being becomes a mere man heartless, unthinking, dependent, fascinated and voluntarily possessed by Evil.
            Let us consider what they defended that they didn’t think that their acts were bad; they only obeyed orders. It meant that they didn’t need to ask themselves for the reasons for and the right or wrong of the facts, as well. It was not their business at all that they didn’t want any responsibility. Responsibility is related to freedom. Only free people can be responsible and we can’t forget that they were not free to choose anything; they were automatons! However, what it’s true is that they freely chose their condition of no human being and that makes them guilty and responsible of each of their crimes.

lunes, 17 de diciembre de 2012

El Mal en Auschwitz


El Mal en Auschwitz consiste en la pretensión de hacer desaparecer el mal, a saber, la criminalidad de los actos y la conciencia criminal. El mal ejercido no tiene cabida moral en el hombre; el hombre ya no es un monstruo, ni siquiera a modo del “retrato de Dorian Grey”; el mal ya no repugna ni hace repugnante al hombre ni en su exterioridad ni en su interioridad. Es decir, el mal se constituye como el no-reflejo de la imagen humana de “Drácula”. La figura humana de este personaje no puede ser reflejada en el espejo porque ya no existe; Drácula es puro Mal. El Mal ha echado raíces en los más profundo de su “ser”, le ha consumido el “ser” y se presenta en su pureza anihilatoria como “ser”.

Así, aceptando este Mal, el ser humano se aísla de su realidad como yo corpóreo, cognoscente, pensante y reflexivo. Es entonces cuando el “ser” se constituye como “nada”. Sin embargo, como la nada no es, ésta necesita del “ser”. El Mal que, en un principio, es “hacer” en sus actos (rutina), se convierte en “ser” en el interior del agente (omnipotencia sádica). A causa de ello, el ser humano deviene simple hombre insensible, irreflexivo, dependiente, atrapado y poseído voluntariamente por el Mal.

Escrito por: Ana Rubio Serrano.

domingo, 9 de diciembre de 2012

La ética de la no-responsabilidad


Os dejo un pequeño texto de mi puño y letra para reflexionar:

El hecho de no tener un nombre, sino un número en los campos nazis, esto es, no tener identidad propia, hace que también quien muere sólo sea una cifra, una figura, un simple muñeco y nunca un ser humano. Consecuencia de ello, como dice el filósofo Ricardo Forster, es que "donde no hay muertos tampoco hay asesinos, apenas funcionarios encargados de cumplir una tarea asignada, de llevar con prolijidad las cuentas como si la multiplicación del número alejara más y más de los cuerpos reales".

Únicamente existe ética en la acción de cada uno cuando aquello que se hace afecta a los demás al mismo tiempo que a uno mismo. Cuando los demás desaparecen como personas, la ética de la responsabilidad se borra del mapa de la conciencia humana y puede decirse "yo no soy responsable".

sábado, 8 de diciembre de 2012

El asesinato de Reinhardt Heydrich

Reinhard Heydrich fue uno de los arquitectos principales del holocausto que respondía directamente a Hitler. Heydrich presidió la infame conferencia de Wandsee, en la que se aprobó la deportación de los judíos a los campos de exterminio y acompañó la construcción de la Solución Final con gran vigor. Más tarde se convirtió en el "Protector" de los territorios checos ocupados de Moravia y Bohemia, los cuales dirigió con mano de hierro. Es imposible exagerar lo desagradable que fue Heydrich. Él mismo organizó las ejecuciones y deportaciones en masa de los judíos y llamó la atención de los aliados desde el comienzo de la guerra. 

En Londres, el gobierno checoslovaco en el exilio (Prozatímní Státní zřízení) fue alentado por el gobierno británico para planificar el asesinato de Heydrich. Todos sabían que su muerte provocaría la toma de represalias, pero tanto los británicos como los checos estimaron que el costo valdría la pena. Dos hombres especialmente entrenados por el SOE británico o Grupo de Operaciones Especiales, Kubiš Jan y Gabčík Jozef, fueron designados para la operación. Después de recibir entrenamiento de los británicos, regresaron en el mes de diciembre y fueron lanzados en paracaídas sobre Halifax por el escuadrón 138 de la RAF. 

La cacería de Heydrich se vio facilitada por sus predecibles hábitos, aunque su asesinato tuvo que ser cuidadosamente planificado. El 27 de mayo de 1942, Heydrich había previsto asistir a una reunión con Hitler en Berlín. Para ello, tenía que atravesar un cruce en donde el camino desde Dresde a Praga se unía con la carretera que conducía al Puente de Troja. Esa intersección era el lugar perfecto para el ataque, ya que el automóvil de Heydrich tendría que frenar para tomar una curva cerrada. El atentado fue, por lo tanto, previsto para el 27 de mayo. Ese día, Heydrich sufrió la emboscada mientras viajaba en su automóvil descubierto por Kobylisy, en los suburbios de Praga. Cuando el automóvil redujo la velocidad para tomar la curva del camino, Gabčík apuntó con una pistola semi-automática Sten pero falló el disparo. En ese mismo momento, en lugar de ordenar al conductor que aumentara la velocidad, Heydrich le pidió que detuvieran el automóvil con la intención de atrapar a sus dos atacantes. Kubiš lanzó inmediatamente una bomba (una mina anti-tanque adaptada) hacia la parte trasera del auto. La explosión hirió tanto Heydrich como a su agresor. Posteriormente, Kubiš declaró que cuando se disipó el humo, Heydrich apareció entre los escombros con el arma todavía en la mano, corriendo y tratando de devolver los disparos. Al menos una de las versiones asegura que el arma no estaba cargada. Persiguió a su atacante durante media cuadra pero debilitado por el impacto, ordenó a Klein, su conductor, que persiguiera a pie a Gabčík. Durante el tiroteo, Gabčík le disparó a Klein en una pierna y logró escapar. Heydrich no parecía presenta heridas graves. 

Otra versión de la época mantuvo que una mujer checa acudió en ayuda de Heydrich, parando a un camión que repartía cera para pisos. En un primer lugar, Heydrich fue colocado en el asiento trasero, pero después de quejarse de que el movimiento de la camioneta le causaba mucho dolor, fue desplazado a la parte trasera de ésta, acostado sobre su estómago. De esa manera se dice que lo trasladaron hasta el hospital Bulovka. Presentaba graves heridas en el lado izquierdo del cuerpo con daños importantes en el diafragma, el bazo y el pulmón, además de una costilla rota. Los médicos lo operaron de inmediato y, a pesar de una ligera fiebre, su recuperación parecía ser bastante buena. Sin embargo, después de la visita de Himmler, Heydrich entró en coma y nunca recuperó la conciencia. Se dice que murió a las 4:30 de la madrugada del 4 de junio, a la edad de 38 años. La autopsia indicó que falleció a causa de una septicemia. Tal y como los aliados supusieron, las represalias de Hitler fueron brutales. Más de trece mil checos fueron asesinados o deportados. Y todos los varones mayores de 16 años fueron ejecutados en dos de los pueblos cercanos a Praga. Acto seguido, ambos pueblos fueron arrasados. 


Fuente: http://www.tudiscovery.com/web/cazadores-de-nazis/episodios/muerte/

jueves, 6 de diciembre de 2012

Giselle Perl, a murder or a saint?


Gisella Perl was a successful Jewish gynaecologist in Sighet, Romania before the Second World War. She was best known for her innovative research into female reproduction. Over the course of her professional life she delivered thousands of babies, saved countless lives, and provided medical and emotional comfort to those in need.
In 1944 she, along with almost all of Sighet's Jews, was transported to Auschwitz, where she was put to work in the infirmary. In the years since the war, her role as a physician in Auschwitz has led her work to be cast under ethical scrutiny: Perl has been simultaneously considered a murderer by some and a saint by others. This controversy largely revolves around her role as an abortionist within the camp. The following article explores her life before, during and after the war aiming to provide a balanced view of her struggles and accomplishments.



GISELLE PERL.pdf