sábado, 8 de diciembre de 2012

El asesinato de Reinhardt Heydrich

Reinhard Heydrich fue uno de los arquitectos principales del holocausto que respondía directamente a Hitler. Heydrich presidió la infame conferencia de Wandsee, en la que se aprobó la deportación de los judíos a los campos de exterminio y acompañó la construcción de la Solución Final con gran vigor. Más tarde se convirtió en el "Protector" de los territorios checos ocupados de Moravia y Bohemia, los cuales dirigió con mano de hierro. Es imposible exagerar lo desagradable que fue Heydrich. Él mismo organizó las ejecuciones y deportaciones en masa de los judíos y llamó la atención de los aliados desde el comienzo de la guerra. 

En Londres, el gobierno checoslovaco en el exilio (Prozatímní Státní zřízení) fue alentado por el gobierno británico para planificar el asesinato de Heydrich. Todos sabían que su muerte provocaría la toma de represalias, pero tanto los británicos como los checos estimaron que el costo valdría la pena. Dos hombres especialmente entrenados por el SOE británico o Grupo de Operaciones Especiales, Kubiš Jan y Gabčík Jozef, fueron designados para la operación. Después de recibir entrenamiento de los británicos, regresaron en el mes de diciembre y fueron lanzados en paracaídas sobre Halifax por el escuadrón 138 de la RAF. 

La cacería de Heydrich se vio facilitada por sus predecibles hábitos, aunque su asesinato tuvo que ser cuidadosamente planificado. El 27 de mayo de 1942, Heydrich había previsto asistir a una reunión con Hitler en Berlín. Para ello, tenía que atravesar un cruce en donde el camino desde Dresde a Praga se unía con la carretera que conducía al Puente de Troja. Esa intersección era el lugar perfecto para el ataque, ya que el automóvil de Heydrich tendría que frenar para tomar una curva cerrada. El atentado fue, por lo tanto, previsto para el 27 de mayo. Ese día, Heydrich sufrió la emboscada mientras viajaba en su automóvil descubierto por Kobylisy, en los suburbios de Praga. Cuando el automóvil redujo la velocidad para tomar la curva del camino, Gabčík apuntó con una pistola semi-automática Sten pero falló el disparo. En ese mismo momento, en lugar de ordenar al conductor que aumentara la velocidad, Heydrich le pidió que detuvieran el automóvil con la intención de atrapar a sus dos atacantes. Kubiš lanzó inmediatamente una bomba (una mina anti-tanque adaptada) hacia la parte trasera del auto. La explosión hirió tanto Heydrich como a su agresor. Posteriormente, Kubiš declaró que cuando se disipó el humo, Heydrich apareció entre los escombros con el arma todavía en la mano, corriendo y tratando de devolver los disparos. Al menos una de las versiones asegura que el arma no estaba cargada. Persiguió a su atacante durante media cuadra pero debilitado por el impacto, ordenó a Klein, su conductor, que persiguiera a pie a Gabčík. Durante el tiroteo, Gabčík le disparó a Klein en una pierna y logró escapar. Heydrich no parecía presenta heridas graves. 

Otra versión de la época mantuvo que una mujer checa acudió en ayuda de Heydrich, parando a un camión que repartía cera para pisos. En un primer lugar, Heydrich fue colocado en el asiento trasero, pero después de quejarse de que el movimiento de la camioneta le causaba mucho dolor, fue desplazado a la parte trasera de ésta, acostado sobre su estómago. De esa manera se dice que lo trasladaron hasta el hospital Bulovka. Presentaba graves heridas en el lado izquierdo del cuerpo con daños importantes en el diafragma, el bazo y el pulmón, además de una costilla rota. Los médicos lo operaron de inmediato y, a pesar de una ligera fiebre, su recuperación parecía ser bastante buena. Sin embargo, después de la visita de Himmler, Heydrich entró en coma y nunca recuperó la conciencia. Se dice que murió a las 4:30 de la madrugada del 4 de junio, a la edad de 38 años. La autopsia indicó que falleció a causa de una septicemia. Tal y como los aliados supusieron, las represalias de Hitler fueron brutales. Más de trece mil checos fueron asesinados o deportados. Y todos los varones mayores de 16 años fueron ejecutados en dos de los pueblos cercanos a Praga. Acto seguido, ambos pueblos fueron arrasados. 


Fuente: http://www.tudiscovery.com/web/cazadores-de-nazis/episodios/muerte/