domingo, 9 de diciembre de 2012

La ética de la no-responsabilidad


Os dejo un pequeño texto de mi puño y letra para reflexionar:

El hecho de no tener un nombre, sino un número en los campos nazis, esto es, no tener identidad propia, hace que también quien muere sólo sea una cifra, una figura, un simple muñeco y nunca un ser humano. Consecuencia de ello, como dice el filósofo Ricardo Forster, es que "donde no hay muertos tampoco hay asesinos, apenas funcionarios encargados de cumplir una tarea asignada, de llevar con prolijidad las cuentas como si la multiplicación del número alejara más y más de los cuerpos reales".

Únicamente existe ética en la acción de cada uno cuando aquello que se hace afecta a los demás al mismo tiempo que a uno mismo. Cuando los demás desaparecen como personas, la ética de la responsabilidad se borra del mapa de la conciencia humana y puede decirse "yo no soy responsable".